Quinta etapa: marca à ferro